La felicidad es de quien la trabaja, aquí mis tips.

Nos pasamos la vida persiguiendo la felicidad y resulta que está frente a nuestras narices. Se trabaja todos los días y en los más mínimos detalles, te explico.

Químicos naturales como la endorfina, serotonina, dopamina y oxitocina nos dan la felicidad, en el más literal de los sentidos, así que mi propuesta es la siguiente: generemos este tipo de químicos. ¿Cómo?

Por ejemplo, evitando consumir azúcar en exceso y consumiendo alimentos ricos en tirosina, un aminoácido que, además de dopamina produce melanina, clave para dormir plácidamente.

A propósito de esta sustancia, dormir largo y tendido es elemental para mejorar tu estado de ánimo. La privación del sueño produce déficits cognoscitivos y emocionales graves.

Volviendo a la sana alimentación, prueba consumiendo chocolate, sandía, almendras, plátanos, aguacate y arándanos (solo por mencionar mis alimentos favoritos), ponen muy de buenas a tu cerebro.

Además, puedes escuchar tu canción favorita, sí, así de fácil. La música puede generar un placer tan intenso como el de comer algo rico, el sexo o recibir una buena noticia. O puedes hacer todo al mismo tiempo (¡Digo!).

Ahora bien, si practicas alguna rutina de ejercicio de alta intensidad, estarás liberando una buena cantidad de endorfinas, las llamadas “hormonas de la felicidad”.

Las endorfinas, dicho sea de paso, tienen un efecto analgésico natural, de modo que no te van a doler ni las piernas después del ejercicio ni el corazón por ese ingrato que se fue.

En este punto seguro ya eres muy feliz pero si no, quizá debamos hablar de qué tanto estás trabajando el merecimiento.

Nos dijeron que uno era feliz cuando tenía tal o cual cosa. Nos mintieron. La felicidad no viene del tener (porque, entonces, nada es suficiente) sino del ser y, de vez en cuando, del hacer.

La felicidad es una decisión y, por si lo dudas, la mereces, aún si creciste creyendo que las discusiones y el mal trato eran lo “normal”. Y, por cierto, la felicidad es lo que tú quieres que sea: un café por la mañana, ver las estrellas, lo que sea.

Genera el estado mental que se te dé la gana, está en tus manos o, para ser más precisos, en tu cerebro y, por lo tanto, tienes el completo control. Trabaja tu felicidad y luego fluye. Funciona. Compruébalo.

Te podría interesar

This error message is only visible to WordPress admins

Error: No connected account.

Please go to the Instagram Feed settings page to connect an account.

Share This