¿Existe la depresión invernal? Consejos para estar bien.

Una serie de cambios de humor y hábitos poco saludables se vuelven parte de la cotidianeidad de quienes podrían estar sufriendo depresión invernal.

La respuesta es contundente: sí existe. El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), habla de este fenómeno como trastorno afectivo estacional o depresión estacional y, efectivamente, se manifiesta durante la época navideña. De modo que la depresión invernal no es cosa menor, merece toda nuestra atención.

Ahora bien, este trastorno que, año tras año, afecta a muchas personas, cobra especial relevancia en la Navidad del 2020, entre pandemia, crisis económica y aislamiento social.

La depresión invernal tiene mucho que ver con que, sobre todo en ciertas regiones del mundo, los días son más cortos y la exposición a la luz solar es mucho menor en comparación con otros momentos del año.

The Guardian, un popular diario británico, asegura que el 80% de los pacientes con el también llamado winter blues son mujeres jóvenes y sugiere que es más probable padecer este tipo de depresión en países cercanos a los polos.

Sin embargo, este año es atípico para el mundo entero. Hay quienes hace meses arrastran síntomas de ansiedad y estrés, por eso considero muy importante hacer una pausa y hablar de cómo las condiciones del entorno, la añoranza y los sentimientos de pérdida podrían tomarnos por sorpresa este 2020.

Según MedlinePlus, la depresión invernal suele manifestarse como tristeza, pérdida de interés, poca energía, dificultad para dormir o dormir demasiado, deseos de comer carbohidratos y, en el peor de los casos, pensamientos de muerte o suicidio.

De modo que, sea lo que sea que esté pasando con tu vida en este preciso momento, asegúrate de tomar nota de estos consejos para hacer frente al pesimismo y la irritabilidad propios de este trastorno (y algunos otros):

  • Consulta a un profesional de la salud mental. Si tus síntomas se agravan, si lo tuyo va más allá de una tristeza ocasional, el único que puede diagnosticar una condición de este tipo es un profesional en el tema. Cuídate de la depresión invernal.
  • Deja que te dé el sol. De preferencia antes de las 11 de la mañana o después de las 4 de la tarde. El cuerpo produce vitamina D cuando la piel se expone al sol. Influye en el equilibrio de la serotonina, nos pone de buenas.
  • Cuida aquello con lo que te alimentas. Física y mentalmente. Así que aléjate de las grasas y las canciones tristes. Habla de vez en cuando con la gente que más quieres y aprende a expresar tus emociones, evitarás la depresión invernal.

Estarás bien, sobre todo si estás haciendo algo al respecto. Recuerda que no estás solo y que tu cerebro tiene la capacidad de generar las llamadas “hormonas de la felicidad” siempre que sea necesario. Tú puedes ayudarle.

Te podría interesar

Share This