Los filtros de Instagram y su efecto sobre la autoestima.

Hay tantos filtros de Instagram como traumas en el mundo. Y, antes de que se me vayan a la yugular, permítanme decirles que yo también los uso. Es importante hablar del daño que nos están haciendo.

Las redes sociales han llevado la comparación social a un nivel enfermo. ¿Lo más terrible? Que la frustración nace de compararnos con fotografías de seres que parecen todo menos humanos, están súper retocados. Los filtros de Instagram nos están confundiendo.

Hablemos de cómo los filtros de Instagram (y otras redes) están distorsionando la percepción que tenemos de nosotros mismos y de otros, al grado de que los médicos estéticos reciben cada vez más fotografías no alteradas seguidas de fotografías con filtros como el antes y el después al que muchos aspiran.

No estoy exagerando. La ciencia estudia un fenómeno al que han denominado “dismorfia de Snapchat”, el trastorno que sufren quienes buscan validar su imagen a través de las redes sociales.

Así que, sin importar si se trata de los filtros de Instagram, SnapchatFacebook o cualquier otra red, cada vez tenemos ideas menos saludables sobre cómo debería lucir la mejor versión de nosotros mismos.

Hace algunos días, la Advertising Standards Authority (ASA), el organismo de control publicitario británico, tomó la decisión de prohibir los filtros de belleza “engañosos” entre influencers, sin importar si están o no patrocinando una marca.

Todo está relacionado con el excesivo uso de filtros de Instagram que se traduce en pieles perfectas, irreales, las mismas que algunas personas querrán conseguir (a como dé lugar).

Pero, ¿qué tanto logramos con medidas como esta? Sin duda, es un paso importante para evitar promover estándares de belleza inalcanzables, pero no podemos controlarlo todo, lo que sucede afuera no está en nuestra manos.

Hay, según mi parecer, un solo camino: fortalecer la autoestima. Autorregularnos y decidir, con conciencia, en qué vamos a invertir nuestro tiempo. Usar filtros de Instagram para divertirnos no es peligroso, la dosis (y el propósito) hace al veneno.

¿Estás abusando de los filtros?

Te podría interesar

This error message is only visible to WordPress admins

Error: No connected account.

Please go to the Instagram Feed settings page to connect an account.

Share This