Cantar entrena el cuerpo y la mente. ¡Es el mejor antidepresivo!

No importa si eres afinado o no, esta práctica puede mejorar tu estado de salud, así que a cantar (aunque se te salgan los “gallos”) se ha dicho.

A partir de hoy vas a armar el karaoke en tu casa tanto como sea posible y es que esta actividad nos beneficia significativamente tanto a nivel físico como a nivel emocional.

Primero, hablemos de la dramática forma en la que cantar mejora nuestro estado de ánimo. Hay una reducción en las hormonas del estrés, como el cortisol y, en consecuencia, relajación. Exige una respiración profunda que contrarresta la ansiedad.

Esta capacidad de gestión emocional que cantar trae consigo, se debe también a la producción de endorfinas, neurotransmisores que generan un efecto de placer y bienestar. Y si, además, te dispones a bailar, los beneficios no hacen más que crecer.

Es una práctica tan poderosa que puede mejorar la calidad de vida de las personas con problemas pulmonares y ayudar a una persona con demencia a sobrellevar los síntomas de la enfermedad.

Además, resulta que cantar es un gran ejercicio aeróbico que estimula el sistema circulatorio, aumenta los niveles de oxígeno en la sangre y, por lo tanto, es bueno para el corazón.

Obliga a los músculos a trabajar, por ejemplo, los músculos abdominales. Lo hace concretamente cuando deseamos aumentar el tono. El canto permite desarrollar los músculos del bajo vientre, que por lo general no ejercitamos.

Cantar también mejora nuestra postura corporal, pues para hacerlo bien hay que mantener la espalda recta, el cuello relajado, distender los hombros, colocar correctamente la pelvis hacia adelante y alinear el mentón.

Incluso, hay quienes afirman que esta práctica combate los ronquidos en caso de que los músculos de la garganta estén debilitados. Según científicos, funciona para los roncadores simples y personas con síndrome de apnea de sueño moderado.

Y, por si fuera poco, cantar es la mejor actividad para crear rápidamente lazos de amistad. Si te unes a un coro, a tu familia o con algunos amigos el fin de semana, seguro que todos terminan de mejor humor.

Aunado a eso, las canciones son como un espejo humano, la música pone palabras en nuestra boca, justo las que necesitamos. Amplía nuestro vocabulario emocional y conectamos tanto con nosotros mismos como con quienes nos rodean.

Así que relájate y mejora conscientemente tu estado de salud y hasta tu productividad con una actividad que, además de liberarte, te va a dejar un muy buen sabor de boca. Cantar es una terapia efectiva para aliviar las tensiones cotidianas y ¡es gratis!

Te podría interesar

Share This