Técnica Pomodoro: Efectiva para dejar de procrastinar

El hábito de posponer las cosas puede deberse a la pereza, falta de energía o mala organización, para todo estos problemas hay una misma solución: administrar el tiempo con la técnica Pomodoro.

La técnica Pomodoro fue creada en los años 80 por Francesco Cirillo para mejorar su rendimiento en época de exámenes. El origen de su nombre proviene de la forma del tomate, “pomodoro” en italiano, del temporizador de cocina clásico que se utiliza para medir y controlar el tiempo de los alimentos en los tiempos de cocción.

Es un método ideal para, por fin, gestionar cada una de nuestras tareas. Partimos de la base de que diversos estudios demuestran que la atención sostenida solo puede mantenerse durante periodos que no superan los 15 minutos. Esto, por supuesto, con un cerebro saludable. No más procrastinación.

¿Cómo usar la técnica Pomodoro?

El horario de estudio, trabajo e, incluso, el que dedicamos a las tareas del hogar, se divide en periodos de tiempo llamados “pomodoros”. Vamos intercalando un bloque de concentración continua con uno de descanso porque, siendo honestos, eso es justo lo que necesitamos. La técnica Pomodoro funciona y funciona muy bien.

Lo ideal es ponerlo en práctica del siguiente modo: 25 minutos de enfoque total con breaks de 5 minutos. Y luego de 4 pomodoros (de 25 minutos), se recomienda un descanso más largo, de 15 o 20 minutos. Por supuesto, tendrás que ajustarlo para hacer otro tipo de pausas: de una o dos horas para comer, por ejemplo.

Usa un cronómetro para controlar tus tiempos es muy útil si te animas a probar la técnica Pomodoro. También puedes programar alarmas en tu celular o dejar que una app lo haga por ti. Pomodoro Focus Timer, Focus To-Do: Pomodoro & Tareas y Focus Tomato son solo algunas de las aplicaciones que he probado y te puedo recomendar.

Beneficios del método Pomodoro

Cuando no puedes concentrarte y, sin embargo, debes terminar una tarea, empiezas a sentirte ansioso, justo como sucede cuando no puedes dormir. Esta técnica alivia la ansiedad y mejora la toma de decisiones asertivas con relación al tiempo.

Evitamos, además, el síndrome de burn out y, por lo tanto, muchas de las manifestaciones fisiológicas y emocionales del estrés. Como ya no estamos mentalmente agotados, detonamos la creatividad y somos mucho más productivos. Con la técnica Pomodoro: ¡Mira, mamá, sin tensión!

Y, por si fuera poco, dado que descansamos y recuperamos energía, estamos de mejor humor. Nos sentimos motivados por cumplir metas y, además, tenemos tiempo libre para hacer lo que más nos gusta. Nada de quedarte hasta tarde en el trabajo porque no terminaste con tus pendientes.

La técnica Pomodoro es para todos.

Te podría interesar

Share This