Inteligencia emocional, ¿por qué todos hablan de ella?

Solíamos hablar del cociente intelectual, un dato numérico, un estimador de la inteligencia de tipo intelectual; durante años nos concentramos en sacar las mejores calificaciones y medir así la inteligencia humana, hoy ¡por fin! abordamos también la inteligencia emocional.

Y que quede que esta no es una revolución en contra del concepto de inteligencia racional, más bien es un espacio para la inteligencia emocional que tan olvidada teníamos.

Yo fui la nerd de la clase, la que terminó la Universidad creyendo que estaba lista para enfrentar cualquier situación pero ¡oh, sorpresa! La vida es mucho más que un alto coeficiente intelectual y buenas calificaciones.

Hay quienes afirman que aspectos como comportamiento e inteligencia pueden heredarse, aunque parece no llegarse a ninguna conclusión contundente. Lo que es, sin duda, cierto es que la inteligencia, sin importar su tipo, puede potenciarse, de ahí que los directivos de las grandes empresas se preparan para convertirse en líderes exitosos.

La inteligencia emocional hace referencia a la capacidad de reconocer y gestionar tanto las emociones propias como los sentimientos ajenos. Hay que identificar, comprender y expresar para conectar con otros.

Según Howard Gardner, conocido por formular la teoría de las inteligencias múltiples, separa el ámbito de la gestión emocional en inteligencia intrapersonal e interpersonal aunque, en realidad, no podemos concebir una sin la otra.

La inteligencia emocional está relacionada con competencias blandas, de tipo social, las que nos permiten transformarnos del típico jefe a líder inspirador. Aquellos con mayor inteligencia emocional toman mejores decisiones porque involucran no solo a la razón, también a la intuición.

La emoción fuera de control puede interferir con el buen juicio pero un cálculo meramente racional puede también ser poco eficiente en algunos (varios) ámbitos de acción. La mejor estrategia es la de aquellos que no se esconden detrás de la rabia y la tristeza, pero que saben cuándo y dónde liberarla, cuentan con herramientas de regulación emocional.

La inteligencia emocional no es exclusiva de los iluminados, yoguis o gurús, es la serie de competencias que una ama de casa, un emprendedor o un estudiante universitario desarrollan para crear y fortalecer relaciones sanas, primero, consigo mismos.

Es un concepto que está de moda, pero sobre todo la respuesta a siglos de represión emocional y falso positivismo. Las personas emocionalmente inteligentes son capaces de ir más allá de sus propios intereses, practican estilos de vida amables y empáticos. Y tú, ¿qué tal inteligente eres?

Te podría interesar

This error message is only visible to WordPress admins

Error: No connected account.

Please go to the Instagram Feed settings page to connect an account.

Share This