Hábitos que te impiden perder peso y preocupaciones.

Si lo que quieres es perder peso, leer esto es lo que necesitas, pues una serie de hábitos cotidianos podrían estar saboteando tu objetivo de verte y sentirte mejor.

Antes de contarte cómo es que las cosas que haces todos los días pueden estar impidiéndote perder peso, es importante que reflexiones acerca de las razones por las cuales quieres hacerlo.

Para estar más saludable, para fortalecer tu autoestima… hay muchas razones válidas para adelgazar, pero resulta clave que tomes conciencia de que conseguirlo no va a hacerte feliz como por obra de magia, sobre todo si la raíz de tu incomodidad es emocional.

Con esa premisa es que vamos ahora a descubrir cuáles son esos hábitos que tienes que cambiar desde hoy si es que quieres mejorar tu autoestima y perder peso. Sí, en ese orden. ¡Empecemos!

  • Saltarte el desayuno. Tu organismo es sabio y su misión es mantenerte con vida, de modo que retendrá la grasa para proveerte de reservas hasta la siguiente comida. Imagina lo que sucede cuando haces solo una o dos comidas al día.
  • Comer rápido (o distraído). Si no te das un tiempo solo para comer, estás perdiéndote de un tremendo placer pero, además, no le estás dando a tu organismo el tiempo necesario para asimilar que está satisfecho y, seguramente, no podrás perder peso.
  • Comer «lo que caiga». Planificar tus comidas te permitirá ahorrar dinero y tomar decisiones asertivas al idear, con tiempo, un menú que te resulte atractivo pero también saludable. De lo contrario, terminarás comiendo de más.
  • Te obsesionas con las grasas. Un error común cuando de perder peso se trata es eliminar solo porque sí las grasas de nuestra dieta, no todas las grasas son malas, de hecho, algunas son necesarias. Todos los extremos son malos.
  • Te olvidas de los azúcares. El azúcar añadida (en exceso) puede contribuir a la aparición de enfermedades como sobrepeso e hipertensión. Pero no te agobies de más, un poco de azúcar de vez en mes no es tan terrible.
  • Los kilos son los de menos. Quizá quieras pesar cierta cantidad de kilos, pero no puedes perder de vista variables que hablan más de tu salud (y también de cómo te verás) como el diámetro de tu cintura, el porcentaje de grasa corporal y el porcentaje de músculo.
  • El que se enoja engorda. Tu cerebro segrega cortisol, la hormona del estrés, misma que incrementa los niveles de azúcar en la sangre y, por lo tanto, vas a ganar peso. Además, cuando estamos ansiosos e iracundos tendemos a comer de más.

Estos son solo algunos de los muchos hábitos que pueden estar dañándote todos los días. Y va mucho más allá de perder peso, un alto consumo de azúcar, por ejemplo, afecta nuestra salud mental.

Si tienes dudas o algún padecimiento de tipo crónico, acércate con un profesional de nutrición y, juntos, encontrarán la mejor rutina para que logres sentirte justo como quieres. No pierdas de vista que primero debes concentrarte en quererte tal y como eres, luego, vienen los cambios.

Te podría interesar

This error message is only visible to WordPress admins

Error: No connected account.

Please go to the Instagram Feed settings page to connect an account.

Share This