Escribir para soltar: sanar está en tus manos.

En plena pandemia, pagar una terapia psicológica podría no parecer prioritario. Pero hay decenas de opciones terapéuticas a las que solo tendrás que invertirles un rato cada día: escribir, por ejemplo.  

¿Qué te roba el sueño? Déjalo salir y duerme. Sí, puede sonar muy simple, hasta inverosímil, pero escribir es terapéutico. Escribir por escribir funciona, sin embargo, tomar conciencia mientras se escribe es particularmente beneficioso y una buena forma de afrontar los problemas (los que sean).

Hace años que la psicología de la Gestalt se vale de la escritura terapéutica para propiciar reflexiones, para que el paciente logre “darse cuenta” y, eventualmente, racionalizar las emociones.

Probablemente has sentido que tu mente te controla. Yo también. Es mucho más común de lo que parece. Tim Gallwey, hablaba en El juego interior del tenis sobre el “yo” número 1 y el “yo” número 2, el primero es esa voz interior que no confía, el miedo que te paraliza. Escribir es soltar todo lo que ya no te sirve, quitarle poder a pensamientos intrusivos.

Hacerlo ayuda a que ordenes tus ideas de forma coherente, además, puedes visibilizar tu realidad, hacerte responsable solo de lo que te corresponde. Cuando escribes, aclaras la mente. Hazlo con lápiz y papel, crea mucha más actividad cerebral.

Un estudio de la Universidad Metodista del Sur, en Texas, Estados Unidos, descubrió que, por ejemplo, las personas que habían sido despedidas del trabajo y que escribían sobre sus sentimientos, se recuperaban más rápido que el resto. Ahora mismo, escribir para ti está resultando catártico para mí.

Cuando escribes, puede tomarte por sorpresa el llanto o quizá un montón de carcajadas, da igual, déjalas salir. Por eso, siempre recomiendo escribir en privado, de noche y música de fondo. No te preocupes mucho porque lo que escribes tenga sentido para otros, es un acto de amor propio, no lo vas a publicar (¿o sí?).

Escribe un diario, una carta para ese amor que quedó en puntos suspensivos o, mejor aún, escríbele a tu niño interior, justo ahí suelen residir nuestras más grandes heridas. Escribir no cuesta un solo peso y, sin embargo, trae consigo una buena dosis de autoconocimiento.

Por cierto, en cuanto tu bolsillo te lo permita, visita también a un psicólogo. Creo fielmente que la sanación viene después de probar una, otra y otra técnica (en mi caso, varias al mismo tiempo). Nada es tan terrible como parece, escríbelo y verás.     

En este artículo: escribir, niño interior, sanar, terapia

Te podría interesar

This error message is only visible to WordPress admins

Error: No connected account.

Please go to the Instagram Feed settings page to connect an account.

Share This