Crianza positiva: qué es, qué no es y sus pautas.

Cada niño tiene necesidades particulares, pero el nivel de conciencia de los padres influye de una forma poderosa en el desarrollo emocional de los pequeños, por eso, hablemos de crianza positiva.

Nadie nace sabiendo cómo ser papá o mamá, es algo que se aprende sobre la marcha, pero cuando se educa desde el amor, se puede crear un ambiente familiar seguro. De eso trata la crianza positiva.

Encontrar el equilibrio entre ser firme pero justo no es cosa fácil. Este estilo de crianza tiene como origen el respeto y la empatía. Se trata de padres que saben que representan la autoridad, sin embargo, no abusan de ella.

Ni padres permisivos ni padres autoritarios, la crianza positiva tiene que ver con establecer normas (y hacerlas cumplir) y también con elogiar las bondades y fortalezas de los más pequeños.

¿Qué sí es la crianza positiva?

  • Educar con el ejemplo. Un padre coherente entre lo que dice y hace, que pide solo aquello que está dispuesto a dar. La crianza positiva tiene lugar en un hogar donde se privilegia la amabilidad, la risa y la honestidad.
  • Comprender que tu hijo es único. Es diferente a ti y también a sus hermanos. Ponerte en sus zapatos y permitirle expresar su personalidad te dará muchas herramientas para guiarlo hasta maximizar su potencial.

¿Qué no es la crianza positiva?

  • Educar a tus hijos con amenazas. Si no se cumple con el supuesto castigo, los niños dejan de creer en sus padres. Y, de cualquier modo, se está educando a través del miedo y no del respeto, contrario al objetivo de la crianza positiva.
  • Permitirlo todo. Los niños necesitan límites proporcionados y justos. Necesitan saber qué se espera de ellos y, a partir de eso, explorar, descubrir e inventar sus propias formas de ser y hacer.

Algunas pautas de esta modalidad de crianza

  • Que sus berrinches no te saquen de quicio. Puede ser su único mecanismo para manejar sus emociones, así que evita frustrarte junto con él y valida lo que siente. Habla con él y encuentren soluciones juntos, eso es crianza positiva.
  • Déjalo decidir. Claro que necesita que lo acompañes y que dirijas varias de sus decisiones, pero permítele sentirse independiente. También es importante que lo conduzcas a hacerse cargo de las consecuencias de aquello que elige.  
  • Ponte a su altura. Literal. Cuando tengas una conversación con él, agáchate y velo a los ojos. Genera empatía y le permite sentirse en confianza. La crianza positiva es justo eso, verlo como un ser completo, complejo y merecedor de toda tu atención.
  • Evita la violencia. No necesitas darle un golpe para que comprenda aquello que quieres decirle. Si lo violentas, aprenderá que esa es la única forma de resolver las dificultades, además, dañas su personalidad y le causas buena cantidad de traumas. En ciertos casos, hablamos de un delito y de graves consecuencias.

Te podría interesar

This error message is only visible to WordPress admins

Error: No connected account.

Please go to the Instagram Feed settings page to connect an account.

Share This