¿Quieres cambiar de trabajo este 2021? Lee esto.

Varias son las circunstancias que podrían llevarte a cambiar de trabajo y, si ese es uno de tus propósitos este 2021, entonces prepárate para esta transición que, sin duda, lo mejor está por venir.

Tener un empleo que te guste es el camino más corto hacia la felicidad. Así que si esta es una de tus metas en este inicio de año, pongamos manos a la obra para que cambiar de trabajo sea apenas el primero de muchos logros para el 2021.

El 2020 fue especialmente complicado y eso quizá haya despertado en ti el deseo de empezar una nueva etapa profesional. Sin embargo, vale la pena reflexionar cuando se trata de tomar este tipo de decisiones, ¿estás seguro de dar este paso?

¿Cuándo es recomendable cambiar de trabajo?

  • Tienes un sueldo que cubre tus necesidades, sin embargo, lo que haces no te apasiona. Y, seguramente, te cuesta levantarte por las mañanas para ir a trabajar.
  • Has pasado varios años en la empresa y, por más que te esfuerzas, parece que no hay un plan de carrera para ti dentro de la compañía. Entonces, cambiar de trabajo es buena idea.
  • Experimentas algún tipo de violencia. Si te están acosando y, a pesar de haberlo hablado con las personas correspondientes, no obtienes respuesta y no te sientes seguro.
  • Sufres el síndrome de burn out. Estás siempre estresado, sobrepasado por las responsabilidades. Si es el modus operandin de la compañía, cambia de trabajo.
  • Estás aburrido. Si tus actividades y proyectos no te retan, no te emocionan y has perdido el interés, tienes una razón muy válida para buscar nuevos horizontes (siempre cuando se trate de una condición propia de la empresa, no tuya).
  • La empresa y tú ya no comparten valores. Puede ser que haya cambiado la administración o que seas tú el que haya evolucionado. En ese caso, cambiar de trabajo es la opción.

¿Cuándo no?

  • Cuando no has agotado todas las opciones. Quieres nuevos proyectos, pero no te has acercado a tu jefe o al área de recursos humanos. Entonces, antes de cambiar de trabajo, explora las posibilidades que te ofrece la empresa de la que formas parte.
  • Estás atravesando un duelo o algún otro problema personal. Si lo que sientes es tristeza y pesadez, entonces, busca ayuda profesional y es que, en caso de que tu trabajo cubra tus expectativas, se trata solo de un bache del que, por supuesto, vas a salir.

Ahora bien, si tu sueldo o prestaciones ya no te son suficientes, antes de pensar en cambiar de trabajo, valora tu estilo de vida y, quizá, puedas recortar algunos gastos innecesarios (sobre todo cuando tu actual trabajo cumple el resto de tus necesidades).

Ahora bien, hay tres elementos que no puedes perder de vista antes de tomar esta importante decisión:

  • En caso de que no tengas otro empleo en puerta, ¿cuánto tiempo puedes sobrevivir sin generar ingresos? De eso depende el tipo de búsqueda que harás y, de cualquier modo, ten presente que, en plena pandemia, hay una serie de factores que se nos escapan de las manos cuando elegimos cambiar de trabajo.
  • Si renuncias voluntariamente, según la Procuraduría Federal de la Defensa del Trabajo (PROFEDET), solo te corresponde el pago de las partes proporcionales de: aguinaldo, vacaciones y prima vacacional, además de prima de antigüedad (con, por lo menos, 15 años de antigüedad) y prestaciones particulares de tu contrato de trabajo.
  • Es importante que comuniques tu decisión con tiempo suficiente para que, de ser posible, puedas capacitar a quien la empresa elija para continuar con tus proyectos. Cambiar de trabajo de una forma empática resulta clave para que recibas no solo una carta de recomendación, sino las mejores referencias.

Sin embargo, si la situación laboral en la que te encuentras te impide hacerlo “por las buenas”, entonces, asesórate con un abogado y prioriza siempre tu bienestar. Ningún trabajo vale más que tu paz mental.

¿Cómo cambiar de trabajo?

Idealmente y si tu ambiente laboral lo permite, date el tiempo necesario para buscar empleo mientras sigues laborando. Sé discreto, algunos jefes y compañeros no saben gestionar la valentía de quien va tras sus sueños.

Pero si decidiste dejar tu empleo sin haber firmado con otra empresa, mantén la calma. Ordenar tus ideas y racionalizar tus emociones te será de gran ayuda para comenzar nuevos proyectos con el pie derecho.

¿Cómo hacer una buena búsqueda de empleo?

  • Cambiar de trabajo puede resultar agotador. Así que diseña un plan de acción y elijas lo que elijas, empieza por darte algunos días para asimilar la transición que estás a punto de vivir.
  • Define con claridad tus objetivos. Qué es lo que quieres y lo que no quieres, asegúrate de ser realista pero también ambicioso. Haz una lista de tus fortalezas y áreas de oportunidad, te ayudará muchísimo.
  • Selecciona tus canales de búsqueda. Las razones para cambiar de trabajo puede ser muchas y, de acuerdo a las tuyas, puede ser que cuentes con buenos contactos para buscar un nuevo empleo, también puedes hacerlo por internet.
  • Actualiza tu CV. Y, además, adáptate a las nuevas tendencias del mercado laboral, por ejemplo, están de moda los videocurrículum. Todo depende del tipo de empresa para el que quieras postularte.
Acá te comparto un video súper interesante sobre cómo armar un CV que seguro llama la atención (para bien).
  • Ten la iniciativa. Cambiar de trabajo puede ser la mejor decisión de tu vida, así que confía en ti y acércate a esa empresa que tanto llama tu atención. Aunque quizá lo tuyo sea buscar a un socio e independizarte, en este momento, todo es posible.

Vale la pena que, antes de comunicar a tus superiores lo que has elegido, platiques sobre tus planes con tu familia nuclear, pues, de algún modo u otro, se verán involucrados en este importante paso.

Acercarte a un psicólogo, un coach o un mentor también puede hacerte sentir mucho más seguro. A veces, necesitas que un observador externo amplíe tu panorama.

Cuando pienses en cambiar de trabajo, reconoce que hay muchas situaciones que están en tus manos, muchas otras que tienen arreglo y otras tantas que deben abandonarse en nombre de la dignidad y la felicidad.

¡Éxito!

Te podría interesar

Share This