Mantras, ¿qué son? y ¿para qué sirven?

Los mantras son grandes aliados en tu práctica de meditación, pero también pueden aliviar el estrés y la ansiedad por sí solos en medio del congestionamiento vehicular, en un mal día en el trabajo y durante un ataque de pánico.

La palabra mantra significa “instrumento de protección mental”; en sánscrito, lengua clásica y sagrada de la India, “man” significa “mente”, y “tra”, quiere decir “instrumento”. 

Se trata, entonces, de palabras o sonidos usados por muchas culturas como terapia de sanación y conexión con un ser superior. Los mantras buscan generar un impacto espiritual y psicológico.

Los más conocidos son los budistas y los mantras védicos, que precisamente provienen de los Vedas, los textos más antiguos de la literatura india.

Cada sonido del alfabeto sánscrito crea una vibración muy particular que resuena con la energía del cuerpo y del universo. Por eso es que los mantras forman parte de una buena rutina de amor propio.

En sesiones de meditación y yoga, es muy común escuchar el sonido básico del universo, “om”, con él se busca sintonizar con el origen mismo de la vida. “Shanti”, palabra que significa “paz”, es también un mantra popular en las prácticas espirituales.

El propósito es centrar las emociones y pensamientos y permitirle al individuo tomar conciencia de sí mismo y de su entorno. Con los mantras se altera la conciencia para mejorar el autocontrol.

Combinados o no con otras prácticas, promueven la sanación física y mental. Está científicamente comprobado que estimulan el sistema endocrino, regula la frecuencia cardíaca y bloquea la liberación de hormonas del estrés.

Escuchar y cantar mantras es una poderosa práctica contra el caos cotidiano; nuestra mente es atraída por el sonido y los pensamientos obsesivos van cediendo.

Puedes recitar estas palabras o frases en todo momento y en todo lugar, hacerlo en el auto o mientras cocinas, son de gran ayuda antes de una reunión de trabajo o frente a cualquier situación que te ponga especialmente nervioso.

Y no te preocupes si estás en un lugar muy concurrido, los mantras pueden repetirse solo mentalmente, no es menos poderoso, solo diferente. Según los maestros hindúes, hay que repetir cada sonido 3, 11, 21, 27, 54, o 108 veces, esto de acuerdo al número de cuentas que tiene un Japamala o rosario hindú.

Sé que parece muy complicado pero empieza simplemente escuchándolos, de pronto estarás repitiéndolos mentalmente y, más tarde, cantándolos. Aquieta tu mente para vivir mejor.

En este artículo: mantras, meditación, mudras, salud mental, yoga

Te podría interesar

Share This