¿Los videojuegos fomentan la violencia?

Luego de que hace unos días se revelara que Salvador Ramos, el autor de la masacre en Texas del pasado martes, disfrutaba jugando Call of Duty, ciertos medios aseguran que los videojuegos violentos vuelven más agresivos a sus jugadores y que, en el caso de Ramos, fueron parte importante.

Al respecto, un estudio publicado en la revista Developmental Psychology, asegura que los adolescentes se vuelven más agresivos tras interactuar durante años con este contenido. Pero señalarlos como uno de los motivos para cometer un delito ya son palabras mayores.

Por otra parte, la Asociación Estadounidense de Psicología (APA, por sus siglas en inglés), afirma que no hay suficiente evidencia científica para concluir que hay un nexo entre este tipo de títulos y el comportamiento violento de algunos menores. Para ellos, sería impreciso afirmar que los videojuegos fomentan la violencia.

Lo que Sandra L. Shullman, presidenta de la APA, asevera es que atribuir la violencia a los videojuegos es restarle atención a a otros muchos factores que inciden sobre esta conducta. Ahora bien, eso tampoco quiere decir que recomiende los videojuegos violentos en casa.

La sugerencia es que limites el tiempo que tus hijos pasan frente a la pantalla y que elijas el contenido al que tienen acceso. Para eso, nada mejor que guiarte por el Sistema Mexicano de Equivalencias de Clasificación de Contenido de Videojuegos, cuyos cambios, por cierto, surtieron efecto apenas partir del 27 de mayo.

¿Cómo saber si los videojuegos que tus hijos aman fomentan la violencia? ¿Cuáles sí y cuáles no son aptos, según su edad?

  • Clasificación A. Se trata de títulos aptos para todo público. No incluyen referencia de violencia sexual o intensa. Los videojuegos que puedes compartir con los más pequeños.
  • Clasificación B. Contenido para adolescentes a partir de los 12 años. Puede que contenga lenguaje soez moderado y violencia ligera, pero no incluye contenido sexual.
  • Clasificación B15. Videojuegos aptos para adolescente a partir de los 15 años. Contiene violencia moderada y referencias de alcohol, tabaco y drogas, además de contenido insinuante.
  • Clasificación C. Estos títulos solo son aptos para mayores de 18 años. Suele contener violencia intensa, derramamiento de sangre, contenido sexual y lenguaje soez fuerte.
  • Clasificación D. Es contenido extremo y adulto. Hay violencia intensa y contenido sexual gráfico. Se muestran cuerpos desnudos y se fomenta el juego de apuestas. Son videojuegos solo para adultos y bajo discreción.

Controlar el contenido al que tus hijos tienen acceso es cuidar de su inocencia y evitar la sexualización de los niños.

En este artículo: salud mental, videojuegos, violencia

Te podría interesar

Share This