Ghosting, la forma más cobarde de terminar con alguien.

Se llama ghosting a la nueva forma de terminar relaciones. Una actitud que tiene consecuencias muy negativas tanto para la víctima como para el victimario. ¿Te ha pasado?

Seguro que ya relacionaste el término ghosting con ghost, palabra que, en español, significa “fantasma”. Efectivamente. Esta tendencia de amor en los tiempos de WhatsApp tiene lugar cuando uno de los miembros de la pareja desaparece de la noche a la mañana y de él (o ella), como de un fantasma, no queda ni rastro.

Antes, leer algo como “tenemos que vernos” o escuchar un “tenemos que hablar” era lo peor que nos podía pasar, sabíamos que el final estaba acerca. Ahora, desaparecer “sin decir ni pío” es lo que está de moda.

Hacer ghosting es más sencillo que nunca, pues, en plena cuarentena, estamos distanciados y dejar de contestar mensajes, llamadas y correos electrónicos se ha vuelto un clásico, incluso entre parejas que parecían tener futuro y, de pronto, nada. Uno de los dos decide terminar pero no lo dice, no da explicaciones, solo se va.

Lucía Martín, periodista y comunicadora, no cree que esta prácticas sea una cuestión de género, más bien, afirma, se trata de una forma de ser. De modo que tiene que ver con que el anonimato favorece conductas que (algunos) jamás sostendrían en un cara a cara.

El ghosting es una terrible costumbre que habla de la baja autoestima de quien lo practica y que rompe el corazón de quien lo sufre. El primero, muy probablemente, sentirá culpa, mientras el segundo lidia con unas serie de dudas que jamás serán resueltas.

La víctima lo vive como un rechazo y puede pegar duro en términos de confianza y seguridad personal. Aún si el victimario se va poco a poco, en cuyo caso estaríamos hablando de slow fade, la víctima puede sentir un gran dolor.

Es verdad que el ghosting se ha popularizado en la era digital (y en esta larga cuarentena), pero por supuesto que no vamos a satanizar al internet y sus herramientas, es mejor preguntarnos ¿por qué está pasando?

Puede ser miedo, falta de interés, evitación del conflicto o la indiferencia como castigo. De modo que las redes sociales y aplicaciones como WhatsApp son solo el medio, no la causa. Hay un trauma o algún dolor en el que involucramos al otro.  

Nadie merece que esa persona especial desaparezca de este modo. Así que, si has practicado ghosting, hazte responsable de tu vida y busca ayuda profesional. Tú también te mereces estar bien.

Por otro lado, si has sido víctima, vive tu duelo y prepárate para relaciones mucho más saludables. Deja de buscarlo (o buscarla), la falta de respuesta es una respuesta.

Te podría interesar

This error message is only visible to WordPress admins

Error: No connected account.

Please go to the Instagram Feed settings page to connect an account.

Share This