Crisis: algunos consejos para salir bien librados.

Toda crisis conlleva desafíos emocionales y económicos, pero ésta, en particular, trae consigo algo muy parecido a un nuevo orden mundial, así que necesitaremos de nuestras mejores herramientas para superar estos tiempos difíciles.

El cambio es natural, a nivel personal, grupal y, por supuesto, global. La pandemia por el Covid-19 nos tomó por sorpresa, con pocos ahorros y aún menos herramientas de gestión emocional. La crisis ya está aquí, ¿qué hacemos con ella?

Si perdiste tu trabajo o a un ser querido, si cerraste tu negocio o te sientes desconcertado, déjame decirte que no estás solo. No puedes cambiar el pasado pero estás vivito y coleando, así que es momento de crear un nuevo (y mejorado) plan de vida.

Lo primero que quiero proponerte es resignificar lo vivido, las crisis no son malas, son una oportunidad (aunque ahora no lo veas). Huimos del caos pero, de otro modo, no nos moveríamos.

Estos son mis consejos para sobrevivir a una crisis:

Pasos pequeños. Quizá hoy no sepas cómo mejorar tus finanzas personales, pero puedes poner orden en tu casa y así despejar tu mente (científicamente comprobado) para, entonces, generar las mejores ideas de negocio.

Respira profundo. Si respiras correctamente, mejoras tus procesos de aprendizaje, atención y memoria. Medita, practica yoga o simplemente sigue un ejercicio de respiración, es clave en tiempos de crisis.  

Identifica la diferencia entre lo urgente y lo importante. Volver a abrir tu negocio podría parecer lo urgente, pero quizá primero debas ocuparte de lograr las mejores condiciones de seguridad e higiene para ti y tus clientes.

Elimina los gastos hormiga y otros innecesarios. Haz el super con lista en mano, pide comida a domicilio solo de vez en cuando y, si tienes contratados varios servicios de entretenimiento, quédate solo con uno. Las crisis son para ajustar los números.

Cuida tu salud. Por sobre todas las cosas, aliméntate sanamente, escucha la música que más te guste, haz ejercicio aún cuando no tengas ganas, verás que al terminar tu rutina, por corta que sea, te sentirás mejor.

Las oportunidades detrás de las crisis no siempre son evidentes ni aparecen como por arte de magia, hay que destruir paradigmas y eso puede ser (muy) doloroso. Vas a estar bien pero tendrás que ser paciente y, al mismo tiempo, trabajar duro (en ti).

Te podría interesar

Share This