¿Cómo dejar de tenerle miedo al miedo?

Crecimos escuchando “si corres, te vas a caer” y “no hables con extraños”; crecimos con miedo, pero también es gracias al miedo que sobrevivimos. Puede paralizarnos y limitar nuestra vida, sin embargo, bien gestionado se puede convertir en el empujoncito que necesitamos para salir adelante. Aprendamos a dejar de tenerle miedo al miedo.

El miedo no siempre es malo, muy por el contrario, es natural y hasta funcional. Es una respuesta adaptativa que nos mantiene a raya de lo que podría hacernos daño. Se produce ante un peligro inminente (real o imaginario).

La revista Psychology Today recoge los 5 temores que todos los seres humanos comparten: miedo a la muerte, pérdida de autonomía, a la soledad, miedo a la mutilación y daños y perjuicios al ego.

Hay un miedo que para muchos tiene sentido, otro que no, que puede parecer “irreal” para algunos y que, sin embargo, se vive como cualquier otro: se acelera la presión arterial, aumentan los niveles de azúcar en la sangre y también la actividad de alerta cerebral.

Pero incluso si este temor está fuera de proporción, merece toda nuestra atención al tratarse del síntoma de un trauma mucho más profundo. En la medida en que desmenuzamos nuestros miedos podemos racionalizar la emoción.

¿Cómo hacerle frente al miedo?

En plena pandemia por coronavirus, tener miedo a enfermar o a perder a algún ser querido puede terminar por arrastrarnos hasta un ataque de pánico o, por el contrario, mantenernos focalizados y conscientes para seguir las medidas de seguridad sanitaria y usar el cubrebocas en todo momento.

Aun cuando se trate de otro tipo de miedos, del que nos impide pedir un aumento de sueldo, emprender, ir al médico o del temor a decepcionar a las personas, hay mucho por hacer para convertirlo en nuestro mejor aliado:

  • ¿A qué le tienes miedo exactamente? Cuando alguien tiene miedo a emprender, casi siempre se trata más bien de un temor al qué dirán o del miedo a perder el dinero. Es mucho más específico y, cuando tenemos esa información, podemos prevenir un desastre con acciones puntuales.
  • Haz una visualización. Si estás a punto de hablar frente a un grupo de personas y tienes temor de equivocarte, visualízate en un escenario mental agradable. Tómate unos minutos, respira profundo, cierra los ojos y “ve” a tu lugar favorito, a ese que te hace sentir tranquilo. Vas a destensar el cuerpo y la mente.
  • Háblale al miedo. Regularmente lo escuchamos y nos dejamos llevar, esta vez vale la pena preguntarle qué quiere de nosotros y pedirle abiertamente que no nos espante. Sé que suena muy extraño, pero funciona porque retomas tu poder frente al miedo cuando dejas de huir de él y hasta le pides que te acompañe.

No pierdas de vista que el temor entre las sombras se ve mucho más grande de lo que es. No existen las emociones negativas, todas tienen una función, así que basta con identificarla, satisfacer la necesidad que hay detrás y verlas desaparecer.

Te podría interesar

This error message is only visible to WordPress admins

Error: No connected account.

Please go to the Instagram Feed settings page to connect an account.

Share This