Casos de ansiedad crecen hasta en un 14% por la pandemia

Mucho se ha hablado sobre los efectos sanitarios y socioeconómicos de la crisis por el COVID-19, pero también ha tenido efectos adversos en la salud mental de muchos. Los casos de ansiedad se disparan.

Durante un Webinar de la Asociación Nacional de Farmacias de México (Anafarmex), el médico Luis Meixueiro Torres asegura que los casos de ansiedad tienen una estimación de duplicarse durante y después de la pandemia. “Llega a cifras de prevalencia de hasta el 14%”, dice Meixueiro.

Por un lado, están quienes atravesaron el COVID-19 y experimentan insomnio, dificultad para dormir y desvarío. Además, según datos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) un tercio de los pacientes recuperados pueden sufrir ansiedad o depresión.

Por otro lado,  están quienes no se han contagiado y, sin embargo, temen por su salud. A eso hay que sumarle el confinamiento, las restricciones posteriores, la alteración de las rutinas y, quizá, la pérdida de un trabajo o de un ser querido. Los casos de ansiedad se hacen cada vez más evidentes.

Sin embargo, los sistemas de salud pública tradicional carecen de agilidad para tratar este tipo de temas, sobre todo, en medio de una pandemia. Y es que cuando se experimenta nerviosismo, aumento del ritmo cardiaco e hiperventilación es (casi) imposible no perder el control.

El segmento de entre los 30 y 40 años es el más afectado, de acuerdo al especialista Luis Meixueiro Torres. Los casos de ansiedad son más frecuentes y más intensos. Por supuesto que hay mucho que hacer al respecto.

¿Qué hay que hacer en un ataque de ansiedad?

Es importante buscar tratamientos para estos trastornos, buscar ayuda psicológica es necesario prácticamente en todos los casos. Sin embargo, ante un ataque de pánico hay que actuar con prontitud. Aquí van algunos consejos:

  • 5, 4, 3, 2, 1. Una de las técnicas más sencillas de mindfulness para atravesar los síntomas clásicos de los casos de ansiedad. Consiste en nombrar 5 cosas que puedas ver, identificar 4 sonidos en el lugar donde estés, 3 cosas que puedas sentir, 2 olores de tu entorno y centrarte en algo que puedas saborear.
  • Visualización. Una técnica que se emplea para reducir el estrés. Utiliza la imaginación y los 5 sentidos para transportar a la mente a un lugar donde quisieras estar: la playa, por ejemplo. Cierra los ojos, respira profundo y déjate llevar.
  • Haz grounding. Consiste en caminar sin zapatos sobre pasto, arena, tierra o piedras. Se trata de conectar eléctricamente a la tierra. Cada vez más studios afirman que mejora nuestras defensas en automático.

Los casos de ansiedad irán a la baja en la medida en que seamos capaces de gestionar las emociones eficazmente.

Te podría interesar

Share This