Breadcrumbing o recibir migajas de amor. ¿Te suena?

Parece moda. Cada vez son más comunes las relaciones en donde uno de los dos recibe solo migajas de amor. Se trata de breadcrumbing, una tendencia de pareja de la que debes huir.

Breadcrumbing podría traducirse como “no te quiero, pero tampoco suelto”, por supuesto que no de forma literal. Es algo así como “ir dando migajas de pan” y se ha convertido en una de las nuevas tendencias para las parejas.

Lo peligroso de esta práctica es que el victimario va a mantenerte interesada en una relación que quizá jamás se concrete. Y haré un alto aquí. La víctima, como seguro ya lo intuiste, no siempre es una mujer.

La persona en cuestión te envía las señales mínimas para mantenerte ahí, en su radar. Sabe cuándo y cómo contactarte. El breadcrumbing es todo un arte (uno muy maquiavélico).

Aunque puede sucede en todo contexto, ha cobrado especial relevancia en las relaciones a distancia. El mundo virtual facilita este tipo de (cobardes) comportamientos de quien mantiene una conversación muy esporádica contigo con el único objetivo de constatar que estás ahí, por si las dudas.

No es claro, no sabes si quiere que estés ahí, pero parece que sí y esa pequeña esperanza es la que te mantiene atada a lo que crees que es una relación. Pero, amiga, date cuenta, una relación de pareja es cosa de dos y, cuando hablamos de breadcrumbing, hace falta uno.

El victimario (y le llamo así porque claro que estamos hablando de un tipo de violencia), tiene “detalles” románticos de vez en cuando, luego desaparece y estás convencida de que no habrá nada más entre ustedes.

Aprender a sobrellevar el proceso de duelo, estás a punto de olvidarlo y reaparece, como si nada. Eso es breadcrumbing y si quieres mantenerte cuerda (o cuerdo) tienes que hacer algo al respecto.

Que no te gane el miedo a la soledad, toma tu dignidad y vete de donde no te valoren. Después, pregúntate por qué lo aceptaste, ¿cómo anda tu amor propio?

Te podría interesar

Celos y amor no son sinónimos

Celos y amor no son sinónimos

Que quede claro de una vez por todas: los celos no son una muestra de amor. Tienen que ver con una sensación de...

Share This